Discernir de lo necesario, ilusorio, superfluo …

Los Practicantes de Zen tenemos que aprender a discernir lo que es necesario de lo que es ilusorio, innecesario o superfluo. Diferenciar entre Necesidad y Deseo. Cuando estamos ilusionando o proyectando algo, lo estamos haciendo con el Ego aleccionado, condicionado. El aleccionamiento forma parte del pasado y con lo pasado,…

Continuar Leyendo

Descubre la luz de la mente

Quienes se inician en el aprendizaje del camino deben tener una firme y fuerte voluntad: durante las veinticuatro horas del día, empuña la espada de la energía positiva para vencer demonios y maldiciones, segando las aflicciones psicológicas. Si en todo momento tienes presente una sentencia de los sabios, descubrirás espontáneamente…

Continuar Leyendo

La práctica de antaño

Los maestros de la antigüedad fueron personas que se caracterizaron básicamente por su flexibilidad. Bastaba su sola presencia para que los cielos se derramaran sobre la tierra. ¿Cómo podían actuar así? Porque su mente escapaba a todo sectarismo, porque trascendían los parámetros convencionales, porque su objetivo final era el correcto…

Continuar Leyendo

La continuidad de los pensamientos

No permitas que los pensamientos negativos perturben tu práctica del Zen, tus relaciones con los demás, o tu capacidad para afrontar las situaciones que se presenten. Si aparece un pensamiento negativo, concentra tu atención en él y extírpalo de raíz. Si permites que ése pensamiento subsista no sólo te alejarás…

Continuar Leyendo

Más allá del sujeto y del objeto

Quienes alcanzan la iluminación trascienden el sujeto y el objeto. Ésta es la única verdad fundamental. Si trasciendes la diferenciación entre sujeto y objeto, cualquier momento del día se transforma en una ocasión única, y cualquier actividad cotidiana, como mirar, escuchar, comer o beber, se transforma en una oportunidad para…

Continuar Leyendo

  • Traducir